Etiquetas

miércoles, 6 de abril de 2016

Prólogo

Todo había cambiado tanto y tan rápido que no me lo podía creer. Pero no es momento para pensar en eso. Mi destino había llegado, tenía que recorrer mi camino.
Me dirijo hacía el lugar donde esta aquel hombre. El hombre al que quiero ver, él que me debe unas repuestas. Solo lo había visto una vez en mi vida, desde ese momento mi vida cambio por completo. No había visto ni siquiera su rostro, ya que iba como todos, encapuchado. Una conversión breve. Para muchos eso fue ‘el despertar del elegido’, pero ¿el elegido de qué?
Desde esa conversación, mi mundo ha sido destruido, me he separado de mis amigos y he tenido que participar en guerras sin saber con que objetivo. Solo luchaba, en aquellas batallas interminables donde han muerto tantas personas que al igual que yo no sabían el objetivo.
Lo único que sé, es que todo está girando alrededor de ellos. La Organización. Pax Universalis. Ellos fueron quienes iniciaron esto, pero, ¿por qué?
Él lo sabía y por eso me dirijo hacía él.
Muchas preguntas tengo en mi cabeza, preguntas que probablemente sean mejor no ser contestadas.
A veces me pregunto si puedo estar soñando, nada de esto parece real, es algo imposible. Pero ya me he acostumbrado y veo ahora mi vida pasada como un sueño. Sueño al que me gustaría regresar. Echo de menos esa vida, pero no sé porque, ya que siempre que sueño o recuerdo esa antigua vida, siempre estoy solo en mi mundo ahora inexistente, solo acompañado de ella. Ella es lo que echo de menos. Me da igual en que mundo estoy, cual es el rival o si me quedo a las puertas de la muerte. Todo lo que hago la ponen a salvo o al menos eso creo. Pero no soy feliz. Mi felicidad llegará cuando pueda estar con ella todo el tiempo del mundo.
Retazos de un sueño que parecen recuerdos lejanos. Recuerdos lejanos que parecen retazos de un sueño. Me gustaría unirlo todo junto a ti.


El ser que una vez fue encerrado está a punto de ser liberado, y nadie lo va a poder evitar. El peligro no es la bestia, sino lo que ella traerá. Una guerra sin precedentes comenzará y acabará con el fin de los días. Esta desgracia ocurrirá, por la presencia de aquel que acepta tanto luz como oscuridad, aquel que posea una Alma Pura- leyenda de un lugar lejano.

Luz, oscuridad y nada.