Etiquetas

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Capítulo 42: La Reunión

Allí estaban, en la misma mesa de reuniones donde se creó el Grupo 7 con todos los que participaron en la Batalla del Castillo y Grandor y su secretaria. Había dos diferencias respecto al día de creación del Grupo 7; la primera era que ahora tenía más sillas para que los nuevos miembros se pudiesen sentar; la segunda era la cara de Grandor, que mostraba una gran furia por no obedecer sus órdenes.

Habían pasado cuatros días desde que llegaron de Lugar Rencuentro. Días donde se buscó nuevo hogar a los nuevos miembros de la rebeldía y se curaron las heridas físicas de la batalla, aunque las mentales aún estaban.

Lo que más sorprendente de los chicos era ver a Selphie y a Heia sin el uniforme de Pax Universalis. Nunca las habían visto así. Selphie llevaba ropa blanca y clara mientras que Heia optaba por un look más oscuro. Luis por otro lado llevaba la misma ropa que cuando se encontró con Noelia en la azotea de los apartamentos.

En la sala de reuniones había mucha tensión. Una vez todos se sentaron en su sitio, Grandor comenzó a hablar, o más bien a gritar:

-¡CÓMO SE OS OCURRE TAL LOCURA! ¡SOIS DE LOS MEJORES GRUPOS DE LOS REBELDES Y FUISTEIS DIRECTAMENTE A UNA TRAMPA! ¡Y TODO POR SALVAR A ALGUIEN QUE NO SOBREVIVIO!

-Y nos duele que no haya sobrevivido, pero nos ha servido de mucho, vencimos la batalla y obtuvimos mucha información que nos puede llevar a un enfrentamiento final- dijo el Profesor, quien les advirtió al resto de que él sería el único que hablase en esa reunión por el bien de todo el grupo.

-UNA BATALLA QUE NO ESTAMOS LISTO DE AFRONTAR- le contestó Grandor al Profesor.- Tenemos menos hombres, bastante menos hombres. Sabemos donde están y eso es bueno, pero ellos también saben donde estamos, Demi el traidor se lo ha tenido que decir ya. Luego está el caso de estos cinco- dijo señalando a Michelle, Aura, Selphie, Heia y Luis.- No sabemos si fiarnos de ellos. Es verdad que ayudaron a vencer esa batalla pero puede que todo fuese una estratagema para que luego pudiesen hacer lo mismo que hizo Demi, atacarnos cuando menos lo esperemos.

-Creo que la muerte de uno de los generales demuestra que son de fiar- dijo el Profesor.

-Eso es de lo poco bueno que habéis hecho, matar a una de las mayores fuerzas de Pax Universalis- dijo Grandor.- Pero eso no se repetirá en la supuesta batalla final. Tuvisteis suerte de no estar cansados en ese enfrentamiento, en esa nueva batalla que queréis tener os enfrentareis a mucha gente antes de ver a un general y entonces no tendréis ni la más mínima oportunidad.

-Si vamos todas las fuerzas rebeldes tendremos alguna posibilidad de vencer a Pax Universalis, es jugárselo a una carta, todo nuestro potencial contra todo su potencial- dijo el Profesor.

-Es clara nuestra derrota, y si vais a esa batalla os expulsaré del ejército rebelde. Sois fuertes, pero no los más fuertes del ejército, ni siquiera con los nuevos fichajes que habéis hecho ahora. No temblaré a la hora de expulsaros- amenazó Grandor al Grupo 7.

-Ni nosotros de dejar a los rebeldes- saltó Noelia quien no se pudo aguantar más.- Haremos lo que nosotros creamos conveniente y cuando creamos que es mejor. En unas semanas hemos conseguido más que vosotros en años. Nuestros métodos son arriesgados pero eficaces.

Grandor tenía un gran enfado al escuchar esas declaraciones de Noelia.

-Gracias por hablar, ya se me olvidaba comentar de que tú y tu amigo de Pax Universalis, Luis, sois aquellos que tanto busca la organización. Deberías estar encerrados para que Pax Universalis no pudiese cogeros. Si vais a esa batalla lo tendrán muy fácil para terminar la guerra vencernos fácilmente- dijo Grandor haciendo que todo el mundo dudase de la futura batalla.

-Eso es verdad, pero abrir la puerta puede ser también nuestra gran victoria- dijo el Profesor haciendo que todo el mundo le mirase.- Es hora de deciros el por qué Pax Universalis me buscaba, y era simplemente por el Soul Graveyard. Provengo de la dimensión de la nada, lugar donde se encontraba la mayor biblioteca de todo el universo y donde se encuentra toda la historia del universo y todas las leyendas y profecías. Un grupo selecto entre los que me incluyo estudiábamos esa historia y aprendimos la mayoría de cosas sobre el universo, incluido el Soul Graveyard.

>Un día Pax Universalis llegó con ganas de saber más sobre esta historia y sobre el Soul Graveyard, pero nos negamos a hacerlo. Esto provocó que los enfadáramos y fueron matando uno a uno a mis compañeros, mientras que uno sobreviviese les era suficiente. El último en sobrevivir fui yo, pero seguía sin hablar, por lo que decidieron atacar a la biblioteca, destruyéndola. Lo que ellos creían que me iba a destrozar mentalmente hizo algo que no esperaban, una distracción perfecta para que yo escapase y me ocultase en la dimensión de la luz, en el mundo de Sue y Selene antes de ser destruido.

>Yendo ya al grano, puedo afirmar algo que puede suponer nuestra victoria, y es que puerta del Soul Graveyard puede abrirse y cerrarse tantas veces como quieran por parte de la llave y de la cerradura, es decir, por Luis y Noelia. Si conseguimos abrir la puerta y hacer que AllSoul no salga, lograremos restaurar los mundos perdidos, mundos que guardan rencor a Pax Universalis y que podrían engordar las filas de los rebeldes.

-Sin duda es interesante lo que dices- admitió Grandor.- Pero seguimos con un problema muy difícil, hacer que AllSoul no salga, el ser más poderoso que existe.

-Eso es verdad. Es el verdadero problema, pero se puede conseguir- dijo el Profesor logrando de nuevo la atención de todos.- AllSoul está dentro del Soul Graveyard por un motivo, controlar todo ese poder, sin AllSoul, el poder del Soul Graveyard sería muy inestable al cabo del tiempo. Se estima que a los 386 días desde que AllSoul abandonase el Soul Graveyard, el poder acumulado ahí sin control provocaría el fin del universo, su destrucción. Aunque tenga la libertad de salir, sin sustituto para AllSoul, este mismo tendría que pasar alguna temporada dentro del Soul Graveyard para controlar ese poder. Cuando pase eso puede ser la nuestra.

-Pero eso puede ser al cabo de mucho tiempo desde su liberación y puede que entonces los rebeldes ya hayan sido destruidos- dijo Grandor.- Lamentándolo mucho pero su idea no saldrá adelante, y si ponéis esa idea en marcha, no solo dejareis de ser rebeldes, sino que iremos a por vosotros como enemigos.

-Entonces que idea propones, al menos nosotros conseguimos información y elaboramos planes a base de dicha información; vosotros solo denegáis nuestras ideas y os sentáis sin hacer nada- dijo Luis harto de escuchar solo pegas a todo lo que decía el profesor.

-Lo dice una persona que es sospechosa de ser un traidor- dijo Grandor haciendo que todo el mundo se enfadase por ese comentario.- Nosotros también investigamos y hacemos cosas, y quiero aprovechar para preguntarle al Profesor una cosa, adelante chicos.

La puerta se abrió y pasaron cinco soldados con pinta de ser fuertes que portaban una caja negra que entregaron a Grandor para luego colocarse detrás suya. Grandor abrió la puerta y saco una gema esférica de tamaño considerable de color celeste que emitía un gran poder; el Coneracto que el Grupo 7 consiguió en Krinon. Grandor entonces dejó la gema en el centro de la mesa y procedió a hablar:

-Gracias a nuestras investigaciones conseguimos esto, algo que Pax Universalis quería, sin embargo ahora resulta que no les hacía falta. Profesor, dime para qué es esto.

-Es parte de una llave, pero la puerta que abre es otra diferente de la que quieren abrir Pax Universalis- dijo el Profesor.- Sin embargo la energía que emite puede ayudar a abrir cualquier sello con poder. Por eso lo querían.

-¿Y qué puerta abre?- preguntó Grandor sin rodeos.

-Una puerta que si se abre podría suponer el fin del mundo y es mejor no decir nada más. Contra menos información salga de eso mejor- contestó el Profesor.

-Lo entiendo- dijo Grandor.

Antes de que la conversación siguiera, paso algo que nadie se esperaba. Luis cegado por el poder de la gema y sin consciencia de lo que hacía alargo la mano tocando el Coneracto que se encontraba en la mesa. Entonces, una luz intensa apareció en la gema iluminando toda la habitación. Rápidamente, los soldados de detrás de Grandor fueron a por Luis sujetándolo entre los cinco. Una vez Luis dejo de tocar el Coneracto, volvió en sí y rápidamente se deshizo de los cinco soldados sacando sus dos espadas. La tensión era permanente en esa sala.

-¿QUÉ HAS HECHO?- gritó Grandor.

-No lo sé…- contestó Luis confuso por lo ocurrido.- Yo solo… he hecho lo que mi instinto me estaba diciendo, tocar el Coneracto.

-¿Y POR QUÉ AL TOCARLO NOSOTROS NO PASA NADA Y AL HACERLO TÚ EXPONE TANTO SU PODER?- volvió a gritar Grandor.

-Tampoco lo sé…- volvió a contestar Luis- Supongo que será porque los dos somos llaves e interactuamos entre nosotros o yo que sé. Estoy tan confundido como tú.

-Puto miembro de Pax Universalis, si quieres que confiemos en ti deja de hacer eso- dijo Grandor.

-Deja a Luis en paz, él sólo nos quiere ayudar, es de confianza- saltó Noelia defendiendo a Luis.

-Cómo puedes confiar en gente que no sabes ni de donde proviene niña estúpida- dijo Grandor.

-Luis, Michelle y Aura son de mi planeta, la Tierra, y son mis amigos desde que éramos niños- contestó Noelia.

-¿Y las otras dos? De las otras dos no sabes nada- dijo Grandor.

Noelia se quedó muda pues Grandor llevaba razón en eso. Heia y Selphie eran desconocidas para ella.

-Yo soy una huérfana de un mundo de la dimensión de la oscuridad- dijo Heia sincerándose y demostrando que era de confianza.- Luego llegaron unos hombres que destruyeron mi mundo, y que sin embargo, a mí me salvaron. Más adelante esos hombre formarían Pax Universalis y yo me uniría a ellos desde el inicio por haberme cuidado desde que era pequeña aunque siempre dudaba de su bondad.

-A mí me crió SilverFox, uno de los generales de Pax Universalis- dijo Selphie haciendo que todos se sorprendieran.- A penas tenga recuerdos de mis padres, pero al parecer, ellos murieron en la guerra de hace veinte años entre la luz y la oscuridad, y SilverFox me adoptó. Nunca me dijo como eran mis padres ni nada de ellos, solo sé que me parezco a mi padre según lo que SilverFox me dijo. Él me crió como una guerrera y nunca me cuestione a Pax Universalis hasta conocer a Luis, Michelle y Aura.

Estas declaraciones habían dejado a todo el mundo sorprendido y provoco un silencio en la sala. Noelia rompió el silencio:

-Ya sabemos de donde provienen. Ahora el Grupo 7 confía más aun en ellas.

Todo el Grupo 7 afirmó con la cabeza esa afirmación. No eran compañeros, eran amigos.

-Deberíais estar expulsados si confiáis tan ciegamente en ellos- dijo Grandor.

-Si es eso lo que opinas, abandonamos el ejército rebelde- dijo el Profesor sin temblar y se levantó. Todos los miembros del Grupo 7 se levantaron junto a él demostrando que estaban de acuerdo.

-MUY BIEN, SI ESO ES LO QUE QUERÉIS, QUEDÁIS EXPULSADOS DEL EJERCITO Y SI ABANDONÁIS EL GRAN VERDE HABRÁ ÓRDENES CONTRA VOSOTROS PARA QUE OS MATEN. ASÍ, SI HACÉIS ESE PLAN QUE TENÉIS, TODO EL EJERCITO REBELDE ESTARÁ TRAS VOSOTROS- gritó Grandor con gran furia.

-Pues que así sea- dijo el Profesor con gran calma. Todos los miembros del Grupo 7 abandonaron la sala de reuniones. Todo el Grupo 7 abandono el ejército rebelde.