Etiquetas

domingo, 12 de junio de 2016

Capítulo 13: En el Bosque

La ciudad devastada.

Los habitantes volvían a sus casas, aunque eran pocas las que se mantenían de pie. Iban para coger lo más importante. No había tiempo para mucho. En cualquier momento volvería Pax Universalis, y entonces, ¿qué hacer?

En el bosque cercano a la ciudad, desde donde no se veía la ciudad pero si un castillo a lo lejos, abandonado según los rumores, en uno de sus claros, se hizo un campamento base donde estaban instalados los antiguos vecinos de Lugar Rencuentro. En apenas diez horas desde el ataque ya se había organizado la forma de cómo hacer aquel campamento.

En una de las tiendas de campaña, Demi luchaba por su vida. A su lado, Sue y Selene, con su magia cura, ayudaban a Demi hasta que ellas mismas caían del propio agotamiento de dicha magia. Unos tubos ayudaban también a la tarea de sanar a Demi. Así se le inyectaban medicamentos que el Profesor Tesla tenía guardados para una emergencia. Lily estaba al lado Demi, negándose a separarse de él.

Mientras, Noe, Emily y Leo, junto al profesor, ayudaban a los vecinos en todo lo que podían, ya sea dando primeros auxilios, rencontrando a familias que se separaron por el accidente o dando alimento y agua.

La cantidad de muertos había sido baja, pero… aún quedaba más. Un ataque mayor iba acercándose a ellos poco a poco.

Llegó la noche. Noe, Emily, Leo y el profesor fueron a la tienda donde estaba Demi. Cenaron en silencio todos juntos.

Poco después de cenar, Demi abrió los ojos. Lily, quien no paraba de vigilarlo, se dio cuenta, y le abrazó con todas sus fuerzas. Después de unos minutos, se separaron y Demi dijo con un hilo de voz y lágrimas en los ojos:

-Siento haberos preocupados.- Luego miró a Noelia y pudo ver en sus ojos sus sentimientos; Noelia se sentía culpable por lo ocurrido. Si el rayo hubiese acabado en su objetivo, la persona herida sería ella. Demi tras verla dijo- Noe, no te culpes. Tu eres más valiosa que yo, tienes un gran potencial, un potencial mayor que el mío. Tu destino es ser una gran guerrera.

Tras decir esto, Demi volvió a dormirse. Decidieron dejarlo solo para que se descansase; su vida ya no corría peligro.

Se fueron a una tienda cercana donde dormirían todo el grupo. Todos estaban cansados, tanto moral como físicamente. Sin embargo, el Profesor comunicó algo que significaría un cambio de rumbo:

-Hoy ha sido el día. El día que más habíamos temido. El día en el que Pax Universalis vendría de nuevo. El día de la batalla. El día en el que declarar una guerra. Pero también el día de una nueva esperanza. Lo que voy a decir ahora no puede salir de aquí. Lo que yo he estado buscando a través de radares, lo que nos puede salvar…

-¿El qué es?- dijo Emily impaciente.

-Bueno- continúo el Profesor,- no quise decir nada por si me equivocaba pero sospechaba de que algo estaba luchando contra Pax Universalis. Y hoy he conseguido encontrar ese algo. Y es un mundo. Hay una organización de rebeldía contra Pax Universalis y de resistencia. He solicitado ayuda inminente y ahora debe dirigirse una nave hacia Lugar Rencuentro que llegará en unos tres días.

-Pero eso es fantástico- dijo Sue.- Hay comunicárselo a los ciudadanos, se van a salvar, hay futuro en sus vidas.

-Por desgracia, no es así- dijo el Profesor.- Contacté con ellos antes del ataque y me confirmaron que una nave vendría para analizar la situación y llevarse a mí y aquellos que puedan luchar, es decir, a vosotros. Luego vino el ataque y perdí el contacto con ellos. Quería pedir que viniesen más naves para evacuar el mundo pero… no pude… ellos no saben nada del ataque y en la nave no cabremos todos los habitantes.

Tras esto se hizo el silencio. ¿Qué hacer en esta situación?

-Yo no me voy hasta que el último civil se haya ido- dijo Noelia decidida.

-Pero Noe… Pax Universalis vendrá antes de que se pueda evacuar el mundo, es tontería perder la vida a cambio de nada- le contestó el Profesor.

-Pero… pero…- no sabía que decir Noelia, al igual que todos, que no sabían que decir.

De la impotencia que tuvo, salió corriendo de la tienda. Paso al lado de distintas tiendas y se adentró en el bosque. Continúo corriendo hasta llegar a un río. Se sentó a la orilla. Se limitó a no pensar,  a ver las estrellas en el cielo y su reflejo en el agua cristalina. Pasó allí unos minutos, a poco a poco se iba relajando. Muchas cosas que asimilar, aun no estaba acostumbrada a esta vida.

Del bosque se escuchó un sonido. Noe se mantuvo alerta y se puso en posición de ataque. De un arbusto salió un niño que dijo:

-Te he seguido desde el campamento.

Tras esto fue a ella, le dejo una carta y se fue por donde había venido. Noe extrañada cogió la carta y volvió al campamento con ella para leerla allí.

Cuando llegó a su tienda estaban ya todos dormidos, aunque Lily no estaba. Estaría en la tienda de Demi cuidándole.

Se acostó en su saco de dormir, encendió una pequeña lámpara, sacó de su bolsillo la carta del niño y la leyó:

‘Eres mi heroína junto a tus amigos, de mayor quiero ser como tú. Fuerte y capaz de ayudar a mi familia. Sé que los mayores también te están agradecidos pero no se atreven a decírtelo. Quizás sea porque ellos no se sienten bien. Ellos también querían proteger a la gente pero corrieron en vez de luchar. Te lo voy a decir de parte de todos aquellos que no se atreven a decirlo: Gracias’


Noelia apagó la luz y se durmió abrazada a la carta con lágrimas en sus ojos.