Etiquetas

miércoles, 29 de junio de 2016

Capitulo 18: Los Doce Guerreros

La batalla continuo lo mismo. Luis atacando a Morfeo y a Blade de manera indiscriminada. Morfeo devolviendo los ataque cuando podía hacerlo. Blade solo bloqueando los golpes con la esperanza de que Luis parase de atacar y se tranquilizase.

Luis, en uno de sus ataques logró desarmar a Blade y se preparó para hacer otro ataque que esta vez sí le daría. Sin embargo, SilverFox y Máximo llegaron a tiempo, y SilverFox bloqueo el ataque de Luis.

Ambos cruzaron sus ojos y Luis pudo ver la nada en sus ojos, una nada familiar, una nada que consiguió tranquilizarlo, dejando de atacar aunque siguiese con la espada en la mano.

Tras la llegada de estos dos, salieron de sus escondites Selphie y Terra, aunque Fil y Jonas siguieron ocultos.

Luis no le quedó otra que rendirse y esperar o su muerte o que se lo llevasen a la fuerza. Pero no fue así:

-No hay tiempo, así que seré directo- empezó diciendo Máximo.- Supongo que ya sabrás quienes somos y cuál es nuestro objetivo, y que es el poder y todo eso, así que iré al grano, ¿quieres unirte a nosotros?

-No- contestó Luis con las ideas claras.- Puede que ahora sea vuestro prisionero y que me hayáis atrapado pero no tengo ningún motivo para unirme a vosotros. Si no os gusta mi respuesta matadme, total, no tengo nada por lo que vivir.

-Noelia- dijo Máximo consiguiendo toda la atención de Luis.- Ella está viva, no sabemos dónde pero está viva. Además, tu mundo puede ser recuperado y restaurado con todos los seres vivos que perecieron en él en el momento de su destrucción. ¿Te parecen buenos motivos para vivir?

Luis no sabía que decir, se había quedado en blanco. Puede que no estuviese sólo en el universo, pero tenía que encontrar a Noelia en todos los mundos que hay y averiguar el método de restaurar el mundo que no sería fácil.

-Veo que hemos conseguido captar tu atención- dijo SilverFox.- La cosa es que nosotros necesitamos tu ayuda, que hagas unas misiones para nosotros y a cambio no hacemos nada a Noelia y te decimos como restaurar tu mundo. Solo atacaríamos a Noelia si ella nos ataca antes, y no creo que sea tan tonta de atacarnos.

Luis se quedó pensando pero no sabía el que. La decisión era clara. No podía poner en peligro a Noelia.

-Acepto- dijo Luis muy a regañadientes. Tras eso, se le presentó a los miembros que habían allí de Pax Universalis. Fil  y Jonas, que nadie los había visto, se fueron del mundo. Ya habían visto todo lo que tenían que ver.

-Por cierto Selphie- dijo Máximo- tienes nuevo aprendiz, es otro superviviente de la Tierra- esto hizo que Luis prestará más atención, Brian.- Su poder es extraordinario. Entrénalo bien.

-No quiero ningún aprendiz- dijo Selphie.- Estoy mejor sola, sin nadie ni nada de que preocuparme, ¿no puede ser aprendiz de otro?

-No, la decisión ya está tomada- dijo sin dar lugar a dudas Máximo.- Por cierto Luis, mañana habrá una reunión donde decidir quién de los nuevos reclutas van con cada oficial, y si han aceptado, que supongo que por su bien lo hayan hecho, estarán también Naryam, Guido, Aura y Michelle, amigos tuyos de la Tierra.

Luis no sabía si eso era bueno o malo. Bueno por no tener que estar sólo dentro de Pax Universalis. Malo porque a ellos también los han atrapado. No sabía que pensar. Lo único que podía hacer es ayudar a Pax Universalis y terminar con aquel sufrimiento lo antes posible para reunirse con Noelia y recuperar la Tierra.

Se fueron al mundo donde estaba la base de Pax Universalis, Deserticon, un mundo lleno de arena. Esta vez viajaron por uno de los portales oscuros que Luis ya había visto como lo utilizaban en anteriores ocasiones. Una vez allí, le dieron una cama donde se acostó y descanso un poco. Al día siguiente le llamaron y se dirigió a una sala de reuniones donde supuestamente estaban Guido, Michelle, Aura y Naryam.

La puerta se empezó a abrir. Cuando se abrió del todo, entró Luis. No se le veía bien mientras Luis entraba.

Según este se iba acercando, se le iba reconociendo.

-NO PUEDE SER- dijo Aura.

-ES IMPOSIBLE- dijo Naryam.                                                                                

Por la puerta entró Luis.

-Veo que a vosotros también habéis aceptado el trato de Pax Universalis- les dijo Luis con una media sonrisa falsa.

-Luis… sigues vivo…- dijo Naryam algo emocionada.

-Bueno, basta ya de emociones. ¿Dónde está el otro?- dijo Hades impaciente ya.

-Aquí está- dijo Saix mientras entraba en la sala acompañado a un joven muy parecido a Brian pero a la vez tan diferente al chico de hace cuatro días.

-¡Brian! ¡A ti también!- gritó Guido.

-Ya no me llames por ese nombre- dijo Brian.- Brian murió ayer, cuando vio como mataban a Rose y a Héctor sin poder hacer nada por culpa de aquellos que lucharon contra Pax Universalis. Soy Xavier ahora. No quiero que nadie me vuelva a llamar por Brian.

Los chicos de la Tierra se quedaron congelados al escuchar aquella respuesta. Brian ya no era el mismo.

Una vez estuvieron los seis nuevos aprendices fueron entrando los miembros de los Doce Guerreros restantes, ocupando cada uno un asiento.

Larxene, la chica rayo; Herodes, el grande; Simón, el estratega; Heia, el ángel; Terra, el temblor humano; Hades, el demonio; Axel, el domador del hielo; Lea, el domador del fuego; Selphie, el destello; Fil, el carnero; Saix, el hijo de la luna; SilverFox, el guerrero invencible.

-Xavier ya tiene oficial que este a su cargo- dijo SilverFox.- Selphie. Ahora sólo quedan cinco. Los generales nos han dejado libertad para que elijamos como repartirlos. Yo quiero a Luis. Creo que conmigo es donde estará mejor.

-No opino eso- dijo Fil.- Creo que debe estar conmigo, es lo mejor para que se acostumbre lo antes posible a Pax Universalis, tú eres demasiado compasivo.

-Yo estoy de acuerdo- intervino Saix, que tras no tener a Xavier de aprendiz decidió fastidiar el plan de SilverFox de tener a Luis de aprendiz.- Con Fil estará mucho mejor.

Los demás miembros de los Guerreros dieron la razón a Saix y SilverFox tuvo que ceder, Luis se volvió aprendiz de Fil el carnero.

Guido fue elegido por Terra, que no tenía ningún aprendiz y sus poderes eran parecidos. Aura y Michelle fueron elegidas como aprendices de Heia, la última incorporación de los Guerreros también sin aprendices.

En cuanto a Naryam, Saix se fijó en ella. Había percibido el poder que ocultaba la chica. SilverFox se opuso y solicito que fuese su aprendiz, saliendo este vencedor.


Así, cada uno de los chicos inicio un entrenamiento con su respectivo oficial.