Etiquetas

domingo, 14 de agosto de 2016

Capítulo 31: La Batalla del Castillo

Tres días desde que se enteraron del secuestro de Leo por parte de Pax Universalis. Tres días preparando el plan. Tres días preparándose para la batalla. Esta vez no habría escapatoria posible.

El Grupo 7 al completo llegó a Lugar Rencuentro. 

Aterrizaron en el bosque, cerca de un puente que atravesaba un río. Alice y Liam se dirigieron a la ciudad. No tendrían problemas allí. No había nadie de Pax Universalis. Pudieron ayudar mucho a los habitantes natales sin ningún problema. Tenían mucho trabajo allí.

Cid y Kane se quedaron en la nave, con todo preparado por si la huida tenía que ser precipitada.

Noelia, Emily, Demi, Luna, Sue y Selene comenzaron un camino hacia el castillo que tantas veces vieron a lo lejos. Donde nunca se habían acercado. Castillo abandonado pero ahora ocupado. Ocupado por Pax Universalis

El camino no resulto difícil. No había ningún enemigo ni nada parecido. En media hora llegaron a la puerta del castillo. Dieron una vuelta alrededor de este comprobando de que no había más entradas.

Los seis chicos entraron por la puerta principal encontrándose una gran sala con varias puertas a los lados y unas escaleras enfrente de la puerta. Las escaleras en cierto punto se dividían en dos llevando unas escaleras al Ala Este y otras al Ala Oeste. Justo en el punto donde se encontraba esta bifurcación, había una puerta en el centro de gran tamaño.

El grupo comenzó abriendo todas estas puertas que llevaban a salas pequeñas y vacías. Una vez abrieron la última, decidieron subir las escaleras. Mientras se dirigían a las escaleras, el ataque comenzó. Cientos de shadows aparecieron y bloquearon la puerta hacia el exterior. Estaba claro que su objetivo era impedir que los chicos huyesen.

Los chicos comenzaron un combate contra todas las shadows de la sala mientras se acercaban a las escaleras. Una vez subieron los primeros escalones, las shadows pararon. Aquellas criaturas no subían las escaleras. Sólo bloqueaban la única salida. Los chicos subieron hasta el punto donde las escaleras se dividían. Una llevaba al Ala Este y otro al Ala Oeste. La gran puerta del centro se encontraba completamente bloqueada. Los chicos se dividieron en dos grupos. Por un lado estaba Noelia, Emily y Luna y por el otro Demi, Sue y Selene.

Demi, Sue y Selene se dirigieron al Ala Este. Tras subir muchas escaleras llegaron a una sala donde se encontraban tres miembros de Pax Universalis. Eran Cintia, Corelia e Iris, las aprendices de la fallecida chica rayo que atacaron Lugar Rencuentro. Detrás de ellas, había una puerta por donde continuaban las escaleras hacia arriba.

-Tú…- dijo Demi pensando en todo lo que le hizo Cintia… primero a él casi lo mata y luego mató a su mejor amiga… Lily…

-Vosotros…- dijo Cintia al recordar que aquel grupo fue quien mató a su oficial.

Una batalla de venganza por ambos lados iba a comenzar.

Demi se ocupaba de Cintia, la más fuerte de las tres, mientras que Sue y Selene se ocupaban de las otras dos. Una batalla muy igualada donde la ventaja iba a favor de Cintia debido a su magia electro. La magia de agua de Demi era prácticamente inútil ante la electricidad. La única posibilidad de ganar de Demi era en el cuerpo a cuerpo sin el uso de magias. Pero Cintia no paraba de lanzar rayos dificultando la batalla a corta distancia.

-No está mal para ser una aprendiz- dijo Demi.

-Ya no lo soy- dijo Cintia.- Soy la sucesora de Larxene, soy parte de los Doce Guerreros, la nueva chica rayo. Iris y Corelia son ahora mis aprendices.

Demi no se sorprendió de la noticia, Cintia tenía un poder muy grande, era de lógica que tarde o temprano sería parte de los Doce Guerreros.

La batalla continuo.

Sue y Selene lograron derrotar a Iris y Corelia sin matarlas, aunque estas acabaron con bastantes heridas y no podían continuar en el combate.

Uno contra uno. Demi contra Cintia. Demi con desventajas por los rayos de Cintia. 

Demi pensó en qué hacer ante esa situación ya que así acabaría perdiendo. Una idea se le pasó fugazmente por la mente. Convertir una desventaja en ventaja.

Demi sonrió ligeramente y comenzó su plan que le llevaría a la victoria, que le llevaría a la venganza de Lily.

Cintia le lanzó un nuevo rayo. Demi, aprovechando de que ella se encontraba ocupada lanzando el rayo e hizo magia de agua que rodeo a Cintia por todos lados. El rayo le dio de pleno a Demi y sufrió un gran daño por ello. Pero ya había ganado aquel encuentro.

-Es inútil esta magia- dijo Cintia, mientras que invocaba otro rayo, el último rayo que acabaría con Demi. Rayo que nunca dio a su objetivo, pues este chocó contra la pared de agua que rodeaba a Cintia, provocando que la electricidad diese vueltas alrededor de ella por las paredes de agua.

Cintia se quedó perpleja ante este hecho, ocasión que aprovecho Demi para de un rápido movimiento deshacer la pared de agua, acercarse a Cintia y darle una estocada tras otra hasta que la oficial de Pax Universalis acabó en el suelo.

Cintia, la nueva chica rayo, fue derrotada pero seguía viva. Matarla era lo más sencillo en ese momento. Demi se acercó a Cintia. Levantó la espada y la bajo a gran velocidad.
Cintia cerró los ojos pensando que ese era el fin. Pero no lo fue, la espada se clavó en el suelo al lado de la cabeza de Cintia.

Demi se dio media vuelta y se fue para las escaleras que subían para continuar su camino. Sue y Selene se levantaron del suelo y acompañaron a Demi hacia la puerta. Los tres con muchas heridas, habían ganado aquella batalla.

-¿POR QUÉ NO ACABÁIS CON NOSOTRAS?- gritó Cintia con mucha frustración.

-Porque si os matamos, seriamos como vosotros- dijo Demi con calma.- Ya nos hemos vengado de Lily. Ya sabéis que pasa si os enfrentáis a nosotros. Hemos ganado. No hace falta matar a nadie para demostrarlo.

-OS JURO QUE OS ARREPENTIRÉIS DE ESTO- gritó nuevamente Cintia con desesperación.- ALGÚN DÍA MALDECIRÉIS EL DÍA EN QUE NO NOS MATASTEIS. TENLO SEGURO.

Demi, Sue y Selene pasaron de Cintia y continuaron su camino hacia arriba.