Etiquetas

miércoles, 24 de agosto de 2016

Capítulo 34: La Luz En La Oscuridad (I)

Tres encuentros se estaban produciendo en aquel momento en la Sala Principal del Castillo de Lugar Rencuentro.

Un combate de enamorados, entre Selphie y Xavier, donde cualquiera de los dos podría vencer y donde ninguno de los dos quería hacer daño al otro.

Un combate por orgullo, entre Blade y Noelia. Blade buscaba el hacer un favor a un amigo y dejar solamente fuera de combate al contrincante. Noelia iba tras el reconocimiento de que ella era una persona fuerte y sería capaz de destruir a Pax Universalis. Cualquiera saldría vencedor.

Un combate de ideales, entre Lea y Axel (miembros de los Doce Guerreros) y Heia, Aura, Michelle, Emily y Luna. Los ideales de Pax Universalis contra los ideales contrarios a ellos. El poder de los primeros era contrarrestado con el número de los segundos.

Tres combates. Tres enfrentamientos. Tres empates.

Las fuerzas se habían igualado como consecuencia de la muerte de Wei y de la traición de cuatro miembros.

El poder rápidamente se inclinó a favor de uno de los lado; por la puerta que conducía al Ala Este aparecieron tres personas con varias heridas pero capaces de caminar y de luchar un poco más. Una de esas personas, dijo nada más llegar:

-Ya ha empezado la fiesta y nosotros llegando tarde… nunca cambiaremos- dijo Demi invocando ya su espadón. Sue y Selene, que estaban al lado suyo, hicieron lo mismo.

Los tres nuevos combatientes fueron a la ayuda de Heia y el resto. Un combate ocho contra dos.

-Mierda…- dijo Axel.- Esto se pone feo… no podemos hacer nada ante ocho personas.

-Si…- dijo Lea.- Solo podemos hacer una cosa sensata aunque de cobardes.

-Da igual que sea de cobardes- dijo Axel.- De aquí no van a escapar. Aún tienen que hacer frente a dos generales si quieren salir de aquí. Y contra ellos… ni veinte personas a la vez podrían contra ellos.

-Eso es verdad- dijo Lea.- Habéis tenido suerte esta vez- les dijo a sus oponentes.- Pero a pesar de la victoria en el combate, la batalla aún no ha terminado. Leo esta por la puerta que conduce a las torres. Suerte si creéis que podréis con la gente que allí os espera.

Tras esto, los dos Guerreros desaparecieron por un portal oscuro.

-Cobardes- dijo Aura.

-O inteligentes- dijo Heia.- Este combate ya estaba decidido. No hacía falta arriesgarse vanamente.

Mientras, el combate entre Selphie y Xavier era intenso e igualado. Destellos de luz y oscuridad vagaban por toda las sala a causa de ellos dos. Parecía una nueva guerra entre luz y oscuridad. Selphie usando su habilidad de la luz y Xavier usando su habilidad de la oscuridad.

Michelle hizo el amago de ir a ayudar a Selphie pero Heia la paro y le dijo:

-Este combate no es nuestro.  Es un combate que tienen que solucionar ellos dos.

Michelle dudo de esas palabras, pero no fue a ayudarla porque ella sabía también que no debía meterse en esa batalla.

La batalla de Noelia y Blade era reñida. La única manera de que la balanza se inclinará a alguno de uno de los lados era la intervención de los que había en la sala. Pero no hubo intervención. Todos conocían a Noelia y sabían dos cosas; era demasiado orgullosa como para aceptar la ayuda de alguien cuando no la necesita y que ese combate lo iba a ganar.

Se equivocaron en una de las dos cosas.

Noelia se distrajo un momento. Un segundo, quizás menos. Tiempo suficiente para que Blade desarmara a Noelia. Blade elevó su báculo y fue a lanzar un último ataque para el cual Noelia no podía defenderse. Un ataque que la dejaría fuera de combate. Un ataque que nadie de los presentes de los rebeldes podían bloquear por estar muy lejos del combate .Un ataque que nunca impacto en Noelia.

Cuando Noelia se dio cuenta, vio como el ataque que acabaría con ella había sido parado por una espada blanca y una espada negra que eran blandidas por un hombre de pelo rubio y ojos azules; Lar, la luz en la oscuridad, miembro de los Doce Guerreros y la persona que quería ver muerta a Noelia.

-ESTÚPIDO BLADE, NOELIA ES MÍA. SOLO YO PUEDO ACABAR CON ELLA- dijo con gran rabia Lar.

-Ahora es mi oponente, quítate o acabare contigo también- dijo Blade.

-Te consideraba un chico inteligente… pero acabas de firmar tu muerte- dijo Lar.- Es una pena, me caías bien- decía mientras se dirigía ya hacia Blade corriendo.

-Si te caigo tan bien, déjame ser yo quien se enfrente a Noelia- dijo Blade mientras también corría en dirección a Lar.- Tienes una manía muy mala al querer acabar con amigos.

Los dos chocaron sus armas. Blade tuvo que ceder al ser su especialidad la larga distancia y no el cuerpo a cuerpo. El combate seguía a la vez que lo hacia la conversación.

-Yo no tengo amigos, no me hacen falta los seres queridos. Así es más fácil mi tarea- dijo Lar mientras esquivaba bolas de fuego.

-¿Qué tarea? Acabar con gente por diversión es lo que haces provocando que el nombre de Pax Universalis se ennegrezca- dijo Blade mientras esquivaba la estocada de Lar.

-Pax Universalis ha causado una guerra, no hagas ahora como si yo fuese el único malo de la película- dijo Lar mientras volvía a chocar armas con Blade.

-Al menos es una guerra con un objetivo final claro y por el que luchamos, no como tú, que persigues a Noelia sólo por capricho tuyo- dijo Blade al volver a separarse del choque de armas y preparando su nuevo ataque.

-¿Y qué si es capricho? Esa chica es mía, y el único que se va a enfrentar a ella soy yo. Todo aquel que pretenda luchar contra Noelia morirá a mis manos- dijo Lar mientras bloqueaba el ataque de Blade.

-Pues yo también tengo motivos para enfrentarme a Noelia, evitar que gente como tú la matase. Esa chica tiene que ser vencida pero conservar su vida. Y la protegeré si alguien quiere quitársela. Lo hago por mi amigo Luis- dijo Blade al ver como su ataque era bloqueado fácilmente.

Estas palabras provocó que todo se frenase en aquella sala. Todo el mundo escucho aquel nombre; Luis. Del caos se pasó a la tranquilidad.

A Noelia no le acababa de entrar eso. Blade, miembro de Pax Universalis, amigo de Luis y quiere proteger su vida.

-No hace falta hacer nada por un muerto. Luis está muerto, ¿te enteras? Lo mate yo. LUIS ESTA MUERTO. YO LO MATE- dijo Lar muy enfadado pero con tono raro.

Luis muerto… Noelia no podía creerlo… lo había visto hacía pocos días… Él… muerto… no podía ser…

-Luis no está muerto, sé que aún está vivo… solo tienes que buscarlo bien- dijo Blade a Lar con tono tranquilo y totalmente pacífico. Tono completamente distinto al que había utilizado hasta ese momento.

Esa frase no tenía sentido. Noelia estaba a punto de reventar con aquella conversación. No sabía nada de lo que pasaba ni a lo que se referían.

-Basta… basta de decir tonterías. Luis está muerto. Él se enfrentó a mí junto a su oficial y murió. Nadie sobrevive a quien se enfrenta a mi ira. Luis... está… MUERTO- dijo Lar con un cierto enfado falso, como si estuviese a punto de llorar.

Una sala llena de personas mudas. Nadie tenía valor a decir la siguiente palabra. Poca gente sabía lo que estaba pasando. Blade y Lar frente uno del otro. Detrás de Lar, Noelia sentada en el suelo. Detrás de ella, todos los miembros del Grupo 7. Un poco más al fondo, Selphie y Xavier enfrente el uno del otro sin mirarse, solo miraban lo que estaba pasando.

Aura dio un paso al frente y se puso a la altura de Noelia. Tras esto, gritó bien alto:

-¡Luis! Sé que estas en algún lugar dentro de ese monstruo conocido como Lar, cuyo objetivo es enfrentar a Noelia con la excusa de matarla. Aunque la realidad es que lo haces porque no te fías de nadie y temes que le hagan daño. Pero el monstruo que eres ahora la puede matar de verdad. Blade nos dijo la verdad de ti después de la reunión para organizar esta batalla. Nos dijo que vendrías para proteger a Noelia y así ha sido, tal y como él dijo. Luis, por favor, vuelve con nosotros.

Silencio en la sala.

El chico del pelo rubio y ojos azules que daba la espalda a Noelia se comenzó a transformar en un chico de pelo castaño y ojos marrones. Lar volvió a su forma original, volvió a ser Luis.