Etiquetas

miércoles, 12 de octubre de 2016

Capítulo 48: Fuego y Viento

Dos batallas estaban dándose. Dos batallas donde los sentimientos eran un factor importante. Una batalla de enamorados entre Selphie y Xavier y una batalla entre familiares entre Noelia y Naryam.

El combate de enamorados, Xavier contra Selphie, avanzaba sin que ninguno de los dos tuviera la ventaja clara. La oscuridad de Xavier chocaba contra la luz de Selphie. Uno representaba la oscuridad, la otra la luz; uno representaba a Pax Universalis con el ideal de implantar una paz universal a la fuerza, la otra defendía el ideal de la libertad donde nada sería impuesto por nadie.

Cada golpe que Selphie conseguía dar a Xavier, le dolía más a la propia Selphie que a Xavier, un dolor mental por hacer daño a aquello que ella amaba.


Cada golpe que Xavier daba a Selphie, Xavier lo sentía como si se lo estuviese haciendo así mismo.

-Nunca vamos a acabar si seguimos así- dijo Xavier tras un rato de combate.- Aun nos queremos y somos incapaces de hacernos verdadero daño.

-Lo sé- dijo Selphie.- Dejémonos de peleas que no llevan a ninguna parte. Este combate no sirve de nada y tú mismo lo sabes. Por favor, entra en razón.

-Sé que este combate no tiene sentido para nosotros, pero si tiene sentido para nuestros ideales. Si vas a por Pax Universalis vas a por mí- dijo Xavier.

-Somos incapaces de hacernos daño, aun nos amamos- dijo Selphie.

-Si ahora mismo somos incapaces de hacernos daño, habrá que hacer que sea posible y acabar con esto de una vez- dijo Xavier quien empezó a ser rodeado por poder.

-Xavier, no estarás pensando en hacer una locura- dijo Selphie con preocupación.- Sabes que no eres capaz de controlarte si haces eso y te harás mucho daño a ti mismo.

-Lo sé, pero la única manera de hacerte daño es así, entrando en mi modo Locura- dijo Xavier haciendo que Selphie pusiese cara de pánico.

Selphie iba a intentar convencer a Xavier para que entrase en razón, pero no le dio tiempo. Una gran fuerza hizo que Selphie se separará de Xavier. El poder envolvía a Xavier y su poder iba subiendo de forma exponencial.

Xavier pegó un gran grito y dejo los ojos en blanco. Xavier había entrado en forma Locura.

Solo de verle daba miedo. El pelo lo tenía más puntiagudo que de costumbre y los ojos en blanco le daban un toque terrorífico.

Selphie observaba a Xavier desde el suelo, impactada sin saber qué hacer. Algo raro pasaba. Selphie había visto varias veces  el modo Locura de Xavier, pero esta vez era distinto. Lo normal es que Xavier ya estuviese destruyendo todo a su paso pero en vez de eso estaba quieto sin hacer nada.

De repente, Xavier comenzó a gritar como si se estuviese muriendo. Un grito ensordecedor.

La oscuridad comenzó a cubrir a Xavier mientras que continuaba gritando. Todo su ser estaba siendo engullido por la oscuridad.

Cuando el grito paró, quedo una criatura que no era Xavier. Era un monstruo de tres o cuatros metros que parecía una sombra gigante con la forma de Xavier. Su cuerpo era oscuridad total con apenas unos detalles en rojo como las puntas de su pelo. Las dos espadas que portaba Xavier también habían crecido en tamaño.

-Xavier…- susurraba Selphie al ver el monstruo en que se había convertido su amado.

La sombra de Xavier comenzó a atacar. Le daba igual al que. Solo lanzaba ataques sin objetivo claro.

Noelia y Naryam con su combate se habían alejado lo suficiente como para que los ataque de Xavier no les alcanzasen, pero aun así podían ver perfectamente lo que ocurría mientras luchaban.

Aura y Michelle dudaron entonces si ayudar a Selphie o no, pero sabían que por el orgullo de Selphie lo mejor era dejarla a que ella acabase con eso, por lo que se alejaron para que los ataques de Xavier no les diesen.

Selphie se fue acercando mientras que esquivaba las bolas de oscuridad que Xavier les lanzaba, esquivando todas las cosas que Xavier lanzaba y esquivando los golpes directos que hacía con las espadas.

Cuando Selphie se acercó lo suficiente, envolvió su lanza en luz y comenzó a atacar a Xavier dándole en todo los ataques. Sin embargo no les provoco daño ninguno, solo ayudaron a enfadar aún más a Xavier haciendo que sus ataques fuesen más fuertes y se enfocaran más en Selphie.

Selphie los esquivaba con cierta dificultad, hasta que un espadazo le dio de pleno, mandando a volar a la chica del pelo azulado.

Se levantó con la ayuda de su lanza y con varias heridas y vio por completo a Xavier o más bien lo que quedaba de él. Era la sombra de Xavier.

Selphie ya supo cómo vencerle. A la sombra habría que vencerle con un destello.

La luz comenzó a flotar alrededor de Selphie, consiguiendo así toda la atención de Xavier quien le lanzó varias bolas de oscuridad.

-¡RED LUMINOSA!- dijo Selphie invocando una red de luz que puso delante suya y que bloqueo perfectamente las bolas de oscuridad lanzadas por Xavier.

A continuación la luz comenzó a ser más intensa. La lanza de Selphie creció de tamaño por la luz que se estaba acumulando en el arma.

Selphie comenzó a correr en dirección a Xavier, quien al verla correr, el hizo lo mismo.

Estaban muy cerca el uno del otro. Xavier preparo su ataque, Selphie hizo lo mismo gritando con todas sus fuerzas:

-¡LANZA DEL DESTELLO CEGADOR!

Los dos ataques chocaron. Luz y oscuridad chocaron. Una gran explosión se produjo. Selphie y Xavier se deshicieron de toda la oscuridad y de la luz. Los dos cayeron al suelo llenos de heridas.

Xavier se encontraba inconsciente con heridas bastante graves. Selphie estaba herida, pero la mayoría eran superficiales y estaba consciente. El combate de enamorados lo había ganado Selphie.

Selphie se quedó allí, al lado de Xavier, cuidándole, mientras que la batalla continuaba, mientras que el enfrentamiento entre Noelia y Naryam seguía.

El combate entre las dos primas Electus continuaba. El enfrentamiento había sido muy igualado y apenas pudieron ver lo que ocurría con Xavier y Selphie debido a la intensidad del encuentro.

La espada de Noelia no paraba de chocar con la katana de Naryam; el viento de Naryam no paraba de chocar contra el fuego de Noelia.

Las habilidades de las dos eran muy parecidas. Estaban dando todo en el combate y aun así el enfrentamiento no se decantaba para ninguna de las dos chicas.

Estaban en igualdad tanto en fuerza como en velocidad y el combate estaba siendo largo por la igualdad que había.

-¡ESPADA SANTA DEL DIOS DEL FUEGO!- decía Noelia mientras su espada se cubría de fuego y atacaba a Naryam.

-¡KATANA SANTA DEL DIOS DEL VIENTO!- decía Naryam mientras enviaba ráfagas de viento contra Noelia.

Las dos armas chocaron provocando que el fuego y el viento se unieran y haciendo que ráfagas de fuego fueran hacia todas direcciones.

Xavier ya había caído, y las primas se dieron cuenta de ello, pero su combate aún no había acabado, sino más bien parecía que acababa de empezar. Máxima igualdad entre ambas.

No se daban tregua. No había ni un momento de descanso. No paraban de atacarse, de lanzarse fuego o tornados.

-¡NO PUEDO PERDER MÁS TIEMPO CONTIGO! ¡TENGO QUE SEGUIR HACIA DELANTE!- gritó Noelia.

-Te pienso llevar arrastras, a partir de aquí solo podéis pasar tú y Luis, si sigues empeñada en que te acompañen más gente no me quedará otra que venceros y llevarte a ti sola- dijo Naryam.

-O todos o ninguno- dijo Noelia quien se lanzó a un nuevo ataque.

-Tú lo has querido- dijo Naryam.

Las dos volvieron a chocar. Y de nuevo chocaron. Estuvieron chocando todo el rato sin que ninguna de las dos consiguiese la ventaja clara.

Las bolas de fuego que Noelia enviaba se deshacían por el viento cortante de Naryam. Los tornados de Naryam eran deshechos al absorber el fuego de Noelia.

Fuego y viento. Viento y fuego. Noelia y Naryam. Naryam y Noelia.

El combate no parecía avanzar.

De nuevo un choque con mucho poder se produjo entre ambas.

-Naryam basta ya- dijo una voz que acababa de llegar al lugar del combate, que acababa de ser testigo del poder de las dos chicas.

Noelia y Naryam se giraron y vieron como Luis había llegado. Las dos pararon de combatir y se acercaron a Luis.

-Luis… estas bien… conque es verdad… tú eres Lar- dijo Naryam al volver a ver al joven de pelo castaño.

-Sí, así es. Siento no haberte dicho nada pero era necesario de que no lo supieses- dijo Luis sabiendo que Naryam había estado preocupada por él todo este tiempo. Luis sabía los sentimientos que tenía Naryam por él aunque no eran correspondidos.

Naryam no contestó y se limitó a acercarse a Luis y abrazarle en un potente abrazo.

Noelia al ver el gesto de Naryam y como Luis se dejaba abrazar por Naryam sintió celos. ¿Y si cuando los dos estaban en Pax Universalis habían hecho algo? ¿Y si Luis también quería a Naryam? Noelia no pudo evitar hacerse esas preguntas, pero al instante, se sintió mal consigo misma por haber podido pensar eso. Ella sabía que eso no era posible, simplemente Luis y Naryam habían sido buenos amigos de siempre. Sólo eso.

Tras un rato, Naryam se despegó de Luis.

-Veo que las dos estáis bien, las Electus son duras de pelar por lo que se ve- dijo Luis mostrando una tímida sonrisa.

-La pelea solo tuvo un motivo, solo nos dejan pasar a nosotros dos- dijo Noelia.

-Yo defiendo a Pax Universalis, creo en sus ideales. Sois mis amigos y sois los enemigos de Pax Universalis. He tenido que tomar una decisión, y es poner a Pax Universalis delante de vosotros. Lo siento pero es mi decisión, por eso cumplo las órdenes, y las órdenes son que solo vosotros dos paséis- dijo Naryam.

-Naryam, déjanos pasar a todos o tendrás que enfrentarte a mí- dijo Luis.- Con tu prima estas más o menos empatadas en fuerza, pero conmigo no.

-No soy capaz de enfrentarme a ti- dijo Naryam.

-¿Por qué no?- dijo Luis.- Tú misma lo has dicho, pones a Pax Universalis por delante nuestra, pues entonces lucha contra tus enemigos.

-Contigo es diferente Luis…- dijo Naryam.

-¿Por qué va a ser diferente?- preguntó Luis.

-Porque te quiero… y siempre te he querido… desde hace mucho tiempo. Y tú solo pasabas tiempo con mi prima, solo estabas con ella… se notaba desde kilómetros que estabas enamorado de ella. Por eso siempre me he llevado mal con ella, por eso en esta pelea daba el todo de mi misma. Aunque es mi prima, son años de rencor por ver como ella cogía toda tu atención y yo nada. Para ti solo ha existido una Electus, y esa Electus es Noelia- dijo Naryam dejando a Noelia sorprendida y a Luis serio pues ya sospechaba todo eso.

-Lo siento si te he hecho daño Naryam- dijo Luis.- Pero no puedo hacer nada para evitarlo, no puedo cambiar mis sentimientos.

-Lo sé- dijo Naryam mientras lágrimas comenzaban a brotar por sus ojos.- Abandono la batalla, no puedo seguir en ella. Tened suerte, aun os queda lo peor.- Naryam abrió un portal oscuro y se trasladó a unos metros, donde se encontraba Xavier y Selphie.- Ahora me encargo yo de él- dijo Naryam mientras cogía a Xavier y de nuevo se metía en el portal oscuro, esta vez con dirección a Deserticon, la base de Pax Universalis.

Tras esto, Selphie se unió a Luis y Noelia. Aura y Michelle hicieron lo mismo acercándose.
Al minuto llegaron por detrás el resto, Heia, Luna, Sue, Selene, Liam y Alice.
El grupo entero se reunió y se pusieron al día sobre lo que había pasado en la batalla; la caída de varios de los Doce Guerreros, la muerte de Cid, Kane que se dirigía hacia la nave…

Además, Sue y Selene hicieron su magia de curación logrando así que las heridas más leves y el cansancio se fueran.

Estaban listos para seguir.

Selphie y Heia podían continuar gracias a que no habían sufrido heridas graves y a la sanación de las gemelas. Aura y Michelle estaban perfectamente bien, no habían tenido ninguna lucha grave. Liam y Alice estaban listos para la batalla. Sue y Selene estaban cansadas por su combate contra Cintia y a la magia de curación que habían hecho pero podían continuar un poco más.

Noelia no podía parar de pensar sobre su prima… ya lo hablaría con Luis una vez terminara la batalla

Luis estaba bien, la pelea contra Blade le había cansado un poco pero las gemelas le habían curado antes.

-Sigamos hacia delante- dijo Noelia convencida.

-Ya han caído cuatro de los Doce Guerreros, no deben de quedar muchos, vamos- dijo Luis.

Los chicos se disponían a seguir, pero tres portales oscuros se interpusieron en su camino y una voz salió de uno de los portales:

-Solo Luis y Noelia pueden pasar.

Saix, el hijo de la luna, junto a sus aprendices DarkFace y Demi aparecieron delante de los chicos.