Etiquetas

domingo, 9 de octubre de 2016

Capítulo 47: Enfrentamientos Dolorosos

Guido se acercó al cuerpo de Terra que aún se encontraba desintegrándose. No sabía qué hacer. Era su oficial, aquel que le había ayudado a adaptarse a Pax Universalis; aquel que le había enseñado que Pax Universalis no era una organización malvada, sino que buscaba el bien; aquel que le enseño a utilizar el poder; aquel que era como un padre para él.

Guido lo cogió entre sus brazos mientras que continuaba desintegrándose. Terra ya estaba muerto. Guido no pudo contener las lágrimas y empezó a llorar.

Aquello lo habían hecho los rebeldes, lo habían hecho los amigos de Noelia. Guido se empezó a arrepentir. Se repetía a si mismo que tenía que haber luchado. Quien esta con los rebeldes hace eso, mata a los que buscan la paz universal.

Desde ese momento Guido tuvo clara una cosa, no volvería a huir. Se enfrentaría a quien hiciese falta, pero no volvería a dejar que los rebeldes avanzaran. Aunque esos rebeldes fuesen sus amigos. La próxima vez, no habría amistad, solo dos enemigos que lucharían por sus ideales.

El cuerpo de Terra terminó de desintegrarse en los brazos de Guido, quien se levantó, abrió un portal oscuro y se fue. En esa batalla no combatiría. Él sabía que aún era demasiado débil como para hacer frente a Noelia. Entrenaría y se haría más fuerte y algún día logrará vencerlos y vengar a Terra.

Desde ese momento, Guido de la Tierra dejaría de existir.

Mientras, más adelante, Luis acababa de derrotar a Blade y se dispuso a seguir hacia delante para alcanzar a Noelia. No puedo avanzar mucho hasta que escucho su nombre por detrás, alguien le llamaba. Luis se dio la vuelta y vio como Sue, Selene, Kane y Luna se le acercaban. Cuando ya estuvieron juntos, Sue y Selene curaron las heridas de Luis que se había hecho contra Blade. Una vez curado, siguieron adelante.

Mientras avanzaban, Luis contó lo ocurrido con Blade a los chicos, y los chicos le contaron lo sucedido con Terra y Cintia a Luis.

Una vez todos se pusieron al día siguieron hacia delante, aunque no por mucho tiempo. Antes de encontrar el grupo de Noelia, dos portales oscuros se abrieron delante de Luis y el resto.

De esos portales oscuros salieron dos personas que trajeron malos recuerdos. Dos personas que no merecían vivir; Demi y DarkFace, aprendices de Saix el hijo de la luna.

-Hijo de puta… yo te quería como mi hermano mayor. Te juro que te arrepentirás de engañarnos de esa forma- dijo Sue al ver a Demi.

-Pobre Lily que murió sin saber qué clase de persona eres. Era incapaz de terminar de creérmelo, pero ahora que te veo con ese traje… lo veo claro, acabaremos contigo- dijo Selene.

-Que agresividad. Agresividad que no vale para nada- dijo Demi vacilando a las gemelas.- Tenedlo claro, siempre he sido un espía. El yo que conocíais no existe, era solo un personaje. Mi yo verdadero fue salvado de Saix de una Guerra Civil en mi mundo siendo él quien me enseño todo lo que se.

-Nos da igual eso, te venceremos igualmente- dijeron ambas gemelas al unísono.

-Estos años he estado ocultando mi verdadero poder. Lo que habéis visto es una pequeña parte de todo lo que escondo- dijo Demi desafiante.- Os creéis fuertes por vencer a Cintia, pero ella es la más débil de los Doce Guerreros. Yo mismo la puedo superar fácilmente si quiero.

-Maldito- dijo Luna inesperadamente.- No te conozco tanto como las gemelas, pero se que les has hecho daño, y ellas son mis amigas. Y si alguien hace daño a mis amigas… me hacen daño a mí.

-Luna… según la información que tenemos, tú eres la chica más misteriosa de vuestro grupo- dijo esta vez DarkFace.- Pero seguro que no eres para tanto. No seas tonta y no te metas en peleas que no te incumben.

-Cállate DarkFace- dijo Luis.- Si tanta información tienes debes de saber que soy capaz de ganarte fácilmente. Si no quieres morir quítate del camino y deja a mis compañeros.

-No Luis, nosotras nos quedamos luchando- dijeron Sue y Selene a la vez.- Esta es nuestra verdadera pelea.

-Entonces lucharemos todos- dijo Luis.

-No, tú tienes que seguir- dijo Kane.- Tu verdadera batalla está más adelante, no te entretengas con estos dos.

-Kane lleva razón, corre. Nosotros nos encargamos de estos dos- dijo Luna.

-Está bien…- dijo Luis.- Suerte y nos vemos más adelante.

Luis salió corriendo sin que Demi o DarkFace hiciesen ningún movimiento. Ellos no querían frenar a Luis, sino al resto.

El combate entre Demi y DarkFace contra Sue, Selene, Luna y Kane empezó.

Múltiples ataques comenzaron a llover por ambos lados. Hechizos iban y venían sin parar.

DarkFace y Demi mostraron una gran fuerza a la que Luna y el resto podían hacer poco. Eran claramente más fuertes que los chicos.

Luna se centró mucho en atacar a Demi mientras que los otros tres fueron a por DarkFace. Un combate complicado donde parecía que los aprendices de Saix se dedicaban a jugar con Luna, Sue, Selene y Kane.

Luna parecía que era la única que de vez en cuando ponía en un aprieto a Demi, aunque este fácilmente se deshacía de ella. Aun así, Luna con su magia de brillo era capaz de hacer frente al poder del agua de Demi.

Kane hacía lo que podía, aunque estaba claro que no era muy buen guerrero, lo suyo era pilotar en la NIAD. En cuerpo a cuerpo apenas podía hacer nada.

Las gemelas podrían haber hecho más, pero tenían un cansancio acumulado por la batalla contra Cintia que se empezaba a notar más contra más tiempo pasaba. Parecía que el combate anterior contra Cintia había sido sencillo, pero la realidad es que fue bastante cansado.

El combate se ponía cuesta arriba.

Pero una interrupción los salvo. Saix, el hijo de la luna, hizo su aparición en la batalla.

Los chicos ya daban el combate como perdido, sin embargo no lo fue.

-¿Qué hacéis perdiendo el tiempo aquí contra estas personas que no importan?- dijo Saix a sus aprendices.

-Nos apetecía jugar- dijo DarkFace.

-No es el momento de jugar, la verdadera batalla está más adelante, nos dirigimos hacia allá- dijo Saix con un tono tan severo que hizo que sus aprendices inclinaran la cabeza, abrieran un portal oscuro y se fueran.- En cuanto a vosotros- dijo ahora Saix dirigiéndose a los chicos- habéis tenido suerte, os salváis por ahora, no puedo malgastar tiempo con vosotros.

Tras eso, Saix se fue por un portal oscuro al igual que hicieron sus aprendices.

-Malditos, nuestra pelea no ha acabado Demi- dijo Luna.- Vamos hacia delante, tenemos que ir donde están el resto y acabar con esto.

-Luna, no somos rivales, estaban solo jugando y no podíamos hacer nada- dijo Kane.

-Además nosotras estamos cansadas, no podemos con una batalla a ese ritmo- dijeron las gemelas casi a la vez.

-Pero…- dijo Luna sin saber que decir.

-¡Ey! ¡Chicos!- por detrás alguien los llamaba. Era Heia junto a Liam y Alice.

Todos se reunieron y comentaron todo lo ocurrido. Cuando dijeron que Cid había muerto, el grupo sintió una tristeza, donde Kane en especial estuvo muy mal por la pérdida de su compañero y amigo Cid.

-Voy a por la nave- dijo Kane.- Alguien tiene que estar siempre en la nave.

-Está bien- dijo Heia.- Nosotros debemos seguir hacia delante. Vamos.

-Yo solo pido que me dejéis a Demi, yo quiero acabar con él- dijo Luna con ganas de vencer al traidor.

-Si es lo que tú quieres, lo tendrás para ti sola- le dijo Heia.

-Dale una buena paliza por lo que nos hizo- dijo Sue.

-Haz que se arrepienta de haber hecho lo que hizo- dijo Selene.

-No lo dudéis- dijo Luna con una tímida sonrisa en la cara.

Así, Kane se dirigió a pilotar la NIAD mientras que Luna, Sue, Selene, Heia, Liam y Alice siguieron adelante hacia la batalla.

En una zona más avanzada del valle, Noelia, Selphie, Aura y Michelle se aproximaban a la ladera del monte donde se encontraban las ruinas de la puerta del Soul Graveyard.

Justo antes de empezar a subir la ladera, dos de los Doce Guerreros los esperaban; los dos que fueron ascendidos justo después de la Batalla del Castillo; los dos que vienen de la Tierra; Xavier y Naryam.

-Xavier…- susurró Selphie al ver a su antiguo amante.

-Prima…- dijo Noelia al ver a Naryam.

-Esta vez sí lucharemos- dijo Naryam.- Lo siento mucho prima pero las cosas son así. Avanza sin oponer resistencia o lucha contra mí y te llevaré a rastras.

-Pues déjanos pasar, queremos llegar hasta la puerta- dijo Aura.

-No, solo pueden pasar Luis y Noelia- dijo Naryam.- Vosotras os quedáis aquí.

-Yo tampoco quiero luchar contra ti, somos primas al fin y al cabo- dijo Noelia.- Pero o pasamos todos o luchamos todos.

-Entonces a qué esperas para atacar- dijo Naryam.- Ahora soy miembro de los Doce Guerreros, enfréntate a mí, Naryam Electus, la danzarina del viento.

-Naryam… este combate se puede evitar. Somos amigas- dijo Michelle intentando evitar el combate contra Naryam.

-Lo siento Michelle, pero Pax Universalis está por encima de las amistades- dijo Naryam.- Si quieres evitar el combate, ríndete y huye. Si quieres continuar, tendrás que enfrentarte a mí.

-Estoy dispuesta a continuar cueste lo que cueste. Después de esta batalla podremos volver a la Tierra. No me pienso rendir, eso nunca- dijo Michelle con gran confianza en sí misma y muy decidida.

-Si con esta batalla conseguimos que entres en razón habrá valido la pena la lucha. Cuando la Tierra se destruyó estábamos juntas y ahora que se va a regenerar pienso volver contigo- dijo Aura.

-Adelante entonces. Siempre voy a estar al lado de Pax Universalis, me han abierto los ojos. Espero poder abrir los vuestros, y si tiene que ser luchando así será- dijo Naryam.

Aura y Michelle comenzaron a correr hacia Naryam con sus armas a la vista, dispuestas a luchar. Naryam ya tenía su katana en la mano preparada para recibir el ataque de sus dos amigas.

Sin embargo, Aura y Michelle frenaron su carrera. Noelia con su espada dorada se interpuso en el camino dándoles las espaldas a las dos chicas.

-Este es mi combate. Es mi prima, es mi deber luchar contra ella- dijo Noelia decidida.

Aura y Michelle se miraron y aceptaron sin replicas la decisión de Noelia.

-Me parece bien, dejemos esta pelea en un asunto de familia- dijo Naryam seria y concentrada en la batalla que estaba por comenzar.

En cuestión de medio minuto, la espada de Noelia comenzó a chocar en la katana de Naryam sin parar mientras que chispas de fuego y ráfagas de viento saltaban.

El combate entre miembros de la familia Electus comenzó; Noelia Electus contra Naryam Electus.

Todo este tiempo en el que Noelia y Naryam se habían pasado hablando, Selphie y Xavier únicamente se miraron sin hacer nada, únicamente pensando en que hacer.

Todo había cambiado. De darse besos a ser enemigos. De estar siempre juntos, a estar separados.

-Supongo que tú también serás ahora uno de los Doce Guerreros- dijo Selphie rompiendo el silencio.

-Sí, ahora soy Xavier, la sombra- dijo Xavier como si fuese lo más normal, como si no hubiera pasado nada.

-Tiene gracia…- dijo Selphie con media sonrisa en su cara.- Yo era el destello, y tú, mi aprendiz, eres la sombra.

-Tiene su lógica, todo gran destello deja una gran sombra detrás suya. Tú eres una persona en cuyo interior eres solo luz, eras el mayor de los destellos imaginable; yo soy el que iba detrás de ti como tu aprendiz, y tengo una gran oscuridad en mí por lo que yo soy tu gran sombra, la gran sombra que tu luz provoca- dijo Xavier explicando como si no pasase nada la situación.

-Xavier… sabes que no es así- dijo Selphie.- Tienes un buen corazón a pesar de la oscuridad que tienes en ti. No tenemos que luchar.

-Yo antes era conocido como Brian, pero ese chico murió por los rebeldes. Pax Universalis me hizo renacer en quien soy ahora, en Xavier. Por mucho que ínsitas no voy a abandonar a Pax Universalis. Pax Universalis es mi vida ahora, es todo lo que tengo, todo mi pasado antes de Pax Universalis ya no existe para mí- dijo Xavier.

-Tienes más cosas a parte de Pax Universalis- dijo Selphie.

-¿Cómo qué?- preguntó Xavier.

-Como yo- dijo Selphie mirando a los ojos de Xavier.

-Si te tuviera a ti no te hubieras ido de Pax Universalis- dijo Xavier.

-Hice lo que creí que era correcto, y aun pienso que es lo correcto- contestó Selphie a Xavier.

-Pues si todavía piensas que estar en contra de Pax Universalis es lo correcto, no me queda más remedio que luchar contra ti- dijo Xavier.

-Si así lo deseas, empecemos el combate- dijo Selphie.

Selphie blandió su lanza; Xavier blandió sus dos espadas negras y rojas. Una batalla entre dos enamorados comenzó.

-Vamos a ayudar a Selphie- dijo Aura a Michelle.

-No, la batalla de Selphie es muy personal. No podemos intervenir. Ahora lo único que podemos hacer es esperarnos a que la batalla termine- le contestó Michelle.

-Es duro ver dos batallas donde no podemos intervenir en ninguna- dijo Aura.

-Lo sé, pero es así- dijo Michelle.

Dos batalla empezaron. Dos batallas entre gente que se quiere. Una batalla familiar entre dos primas de la familia Electus y una batalla entre dos enamorados de bandos contrarios.